MISION POR SEMANA SANTA EN PISCO

COLEGIO “SANTA LUISA DE MARILLAC” – PISCO

En el mes de enero recibimos la invitación de participar en la misión de Semana Santa en la Provincia de Yauyos, distrito de Alis,  a seis horas de Pisco.

En una reunión comunitaria se propusieron varios lugares para la misión, y después de un diálogo fructífero se acordó hacer un plan de misión para la Provincia de Yauyos, dicho plan se  presentó a Sor Miguelina, nuestra Superiora Provincial, ella muy entusiasta compartió nuestras inquietudes y recibimos su aprobación.

El equipo misionero estuvo constituido por cuatro hermanas Hijas de la Caridad, Sor Ana Isabel Parra, Sor Gloria Vivas, Sor Ermila Ramos y Sor Caty Vargas, se contó también con la participación de cuatro profesoras del colegio Santa Luisa de Marillac,  Rosa Tito, Selene Herencia,  Amanda Campos y María Jesús Oré, dos catequistas de la parroquia la señora Ner y Mirtha, una madre de familia, la señora Cristina Sueno y una joven con inquietud vocacional Karina Ramos Muñoz.

El Padre Miguel Ángel Chumpitaz párroco del distrito de Alis en coordinación con el profesor Carlos Bejarano se preocuparon del hospedaje y alimentación de todo el equipo misionero que se distribuyó en cuatro grupos, el primer grupo partiría a Huancaya con la misión también de llegar al pueblo de Vitis, el segundo grupo destinado al distrito de Miraflores, el tercer grupo al distrito de Tomas con la misión de llegar al pueblo de Huancachi y el último grupo que se quedaría en la Parroquia de San Lorenzo de Alis.

Con mucha pena pudimos constatar en cada uno de estos pueblos que cada vez más la gente va pasándose a las sectas, hay un solo sacerdote para toda esta zona lo que no le permite llegar frecuentemente a cada uno de los pueblos.

Al principio, los primeros días no encontrábamos respuesta de la gente, nos miraban con cierta desconfianza y solo se acercaban algunos niños, pero con un trabajo constante de visitar casa por casa y la oración en las iglesias, las celebraciones preparadas con anticipación ya iba respondiendo poco a poco la gente, el último día de misión se pudo observar mayor presencia de personas adultas y por supuesto también de los niños.

Hay mucho por hacer, lo que nos cuestiona es que es una zona muy cercana a Lima, es más pertenece a Lima y cómo se nota que nuestros pueblos están olvidados en cuanto a la evangelización, esto nos compromete a seguir orando por nuestros sacerdotes, por el aumento de vocaciones y a seguir preparándonos para la segunda misión en esta zona en el tiempo de adviento como preparación a la Navidad.

                                      
                                                                                      Sor Caty Vargas Rodríguez
                                                                                                    H. de la C.